cabecera
98    28 de julio de 2014
1/1

Escuela concertada

Última actualización 15/05/2012@16:59:51 GMT+1
Periódicamente surgen voces que exigen "autofinanciación" para la Iglesia. Cuando se recuerda que esa autofinanciación ya va a ser efectiva a partir de este mismo año, se aduce que la Iglesia sigue recibiendo dinero a través de los conciertos educativos.

Autor: Juan Manuel DE PRADA


En las últimas semanas, he escuchado voces que, de forma más o menos explícita o brumosa, exhortan a la revisión de dichos conciertos; exhortaciones que, más allá de su tono descaradamente chantajista, juegan sin rebozo a la mistificación más burda. Las partidas presupuestarias que las administraciones públicas destinan a los conciertos educativos nada tienen que ver con la financiación de la Iglesia. Por el contrario, son subvenciones prestadas a centros de iniciativa social –cuya titularidad, dicho sea de paso, no siempre es eclesiástica–, en reconocimiento a un servicio que tales centros prestan a la sociedad. Servicio que, además, se brinda en cumplimiento de un derecho fundamental que asiste a los ciudadanos, que es el derecho a la educación.

Un derecho que, como ha determinado nuestro Tribunal Constitucional, “comprende la facultad de elegir centro docente, incluyendo prima facie la de escoger un centro docente distinto de los creados por los poderes públicos”. Nuestra Constitución, por lo demás, establece en su artículo 27.9 que “los poderes públicos ayudarán a los centros docentes que reúnan los requisitos que la ley establezca”, afirmación que contiene un mandato explícito, y no una mera posibilidad discrecional. Aclarar estos extremos puede parecer una perogrullada; pero son tantas las voces que tratan de asimilar los conciertos educativos a una financiación solapada de la Iglesia que conviene resaltar la naturaleza muy diversa de ambos conceptos. El principio de aconfesionalidad o neutralidad religiosa del Estado puede aconsejar que los poderes públicos no favorezcan la práctica de tal o cual fe; en modo alguno puede ser la excusa para poner en entredicho unos conciertos cuya razón de ser es el cumplimiento efectivo de la libertad de enseñanza y del derecho de los padres a elegir la educación que desean para sus hijos. Como puede leerse en el artículo 13 del Acuerdo Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales: “El derecho a la libertad de enseñanza implica la obligación de los Estados miembros de hacer posible el ejercicio práctico de este derecho, incluso en el aspecto económico, y de conceder a los centros las subvenciones públicas necesarias para el ejercicio de su misión, y el cumplimiento de sus obligaciones en condiciones iguales a las que disfrutan los correspondientes centros públicos, sin discriminación respecto a las entidades titulares, los padres, los alumnos o el personal”.

Sospecho que este intento rocambolesco de asimilar las ayudas a la escuela concertada con la financiación de la Iglesia subyace una concepción radicalmente inconstitucional del derecho a la educación. Un derecho que en modo alguno puede considerarse originario y emanado del Estado (y que, por lo tanto, el Estado no puede conceder graciosamente según le pete), sino que por el contrario es originario de los individuos que componen la sociedad. Al Estado, según establece el principio de subsidiariedad, sólo le corresponde regular las condiciones necesarias para que los individuos que componen la sociedad puedan ejercitar eficazmente los derechos de los que son titulares. La estricta verdad es que la escuela concertada es garantía del ejercicio de un derecho fundamental; y también que, a través del servicio que presta a la sociedad española, propicia un notable ahorro al erario público, pues hoy por hoy una plaza en los colegios acogidos al régimen de conciertos cuesta al Estado mucho menos que una plaza en los colegios públicos.

Uno puede entender que el anticlericalismo inveterado de ciertos sectores de la sociedad española propicie excesos retóricos; pero en modo alguno puede amparar mistificaciones tan burdas. Los conciertos educativos tienen que ver con la financiación de la Iglesia lo mismo que la metempsicosis con el psicoanálisis. Y tal vez quienes favorecen estas mistificaciones no harían mal pasándose por el diván freudiano.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (0)   No(0)
1/1
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Escuela concertada

    Últimos comentarios de los lectores (3)

    6092 | amelia alvarezrodriguez - 05/02/2013 @ 20:11:11 (GMT+1)
    Hola a todos , soy una profesora de Religión Católica en centro publico. Mi experiencia educativa abarca 25 años, en centros privados(4)y el resto en pública( secundaria).
    Mi formación ha sido en centros concertados.
    Mi opinión es que no deberíamos entrar en el debate manipulado de ESCUELA PÚBLICA- ESCUELA CONCERTADA.la realidad es que existen centros y de esos claustros y direcciones depende el prestigio del centro.
    Lo que pienso es que superando los mitos, lo ideal seria hacer pública toda la educación y mantener el ideario independiente de cada centro.
    La otra posibilidad es la de distribuir el estado con las estructuras necesarias ( comisión de escolarización) a todos los alumnos , siendo la prioridad , el porcentaje equilibrado y de equidad de alumnos con dificultades escolares y sociales.
    Otra de las soluciones seria la autonomía de centros para diseñar con mayor sentido sus proyectos y curriculo.
    No son los padres los que adaptan los centros a su interés. Ese ha sido el error cometido por la administración y la de los consejos escolares.La perdida de la autoridad del profesor se debe al abuso de normativa y exigencias que poco tenián que ver con la educación y que lo que ocultaban era en realidad, un abandono de responsabilidades educativas de los padres y de una filosofía educativa permisiva y mediocre, convirtiendo a los centros en "guarderias de niños sobreprotegidos y abandonados".Cuando esta sociedad asuma sus errores la educación mejorara.
    3405 | Juan josé - 04/03/2008 @ 00:00:00 (GMT+1)
    En realidad no se trata de que financien a la Iglesia, los colegios concertados, sean o no católicos, tienen mayor rendimiento educativo que los colegios públicos y no hay que olvidad que hasta hace unos años eran colegios privados que daban pupitre a alumnos cuyas familias podian permitirse afrontar el gasto. ¿Que es lo que ha pasado ahora?, pues se han concertado, evidentemente con dinero del Estado, y se han dictado las condiciones para obtener una plaza en los citados colegios en iguales condiciones que los colegios públicos; pero ésta es la ´´cuestión´´, entre otros requisitos dan la mayor puntuación por tener un hermano en el colegio, conclusión la familia ´´adinerada´´ que ya tenía un hijo cuando era colegio privado ahora tiene mayor probabilidad de que le admitan a otro hijo, en detrimento de una familia con menos recursos que que quiere que sus hijos estudien en ese colegio (la facultad de elegir centro docente, no funciona). También hay familias que quieren que sus hijos reciban una enseñanza católica, ahora no se puede si no obtienen plaza. Para terminar, todo el mundo sabe que para la obtención de plaza en un buen colegio concertado hay que ´´conocer´´; puedes vivir cerca, tener familia numerosa, unos ingresos paupérrimos NO IMPORTA no obtendrás plaza si ´´dios´´ no quiere. Y nos encontramos en que muchos padres de alumnos de colegios concertados son de profesiones influyentes y bien remuneradas (no menciono ninguna, lo dejo a la imaginación de cada cual). Y habría que hacerse otra pregunta ¿porqué un colegio concertado es mejor que uno público? y si es así ¿porqué no concertar todos los colegios de españa para mejorar la educación?. La realidad se acerca en los próximos meses, y habrá muchos padres que no podrán elegir colegio, aunque esté enfrente de su casa, donde tiene parada el autobús que trae a los niños de otros barrios y pueblos. La facultad de elegir centro docente a los de siempre, para que ahora los demás le financiemos los estudios a sus hijos.
    3355 | Juan josé - 04/03/2008 @ 00:00:00 (GMT+1)
    En realidad no se trata de que financien a la Iglesia, los colegios concertados, sean o no católicos, tienen mayor rendimiento educativo que los colegios públicos y no hay que olvidar que hasta hace unos años eran colegios privados que daban pupitre a alumnos cuyas familias podian permitirse afrontar el gasto. ¿Que es lo que ha pasado ahora?, pues se han concertado, evidentemente con dinero del Estado, y se han dictado las condiciones para obtener una plaza en los citados colegios en iguales condiciones que los colegios públicos; pero ésta es la ´´cuestión´´, entre otros requisitos dan la mayor puntuación por tener un hermano en el colegio, conclusión la familia ´´adinerada´´ que ya tenía un hijo cuando era colegio privado ahora tiene mayor probabilidad de que le admitan a otro hijo, en detrimento de una familia con menos recursos que quiere que sus hijos estudien en ese colegio (la facultad de elegir centro docente, no funciona). También hay familias que quieren que sus hijos reciban una enseñanza católica, ahora no se puede si no obtienen plaza. Para terminar, todo el mundo sabe que para la obtención de plaza en un buen colegio concertado hay que ´´conocer´´; puedes vivir cerca, tener familia numerosa, unos ingresos paupérrimos NO IMPORTA no obtendrás plaza si ´´dios´´ no quiere. Y nos encontramos en que muchos padres de alumnos de colegios concertados son de profesiones influyentes y bien remuneradas (no menciono ninguna, lo dejo a la imaginación de cada cual). Y habría que hacerse otra pregunta ¿porqué un colegio concertado es mejor que uno público? y si es así ¿porqué no concertar todos los colegios de españa para mejorar la educación?. La realidad se acerca en los próximos meses, y habrá muchos padres que no podrán elegir colegio, aunque esté enfrente de su casa, donde tiene parada el autobús que trae a los niños de otros barrios y pueblos. La facultad de elegir centro docente a los de siempre, para que ahora los demás le financiemos los estudios a sus hijos.
  • Comenta esta noticia



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de Padres y Colegios
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.