cabecera
98    31 de agosto de 2014
1/1

Juan Manuel de Prada. Escritor

Educación cívica y constitucional

Última actualización 15/05/2012@17:16:24 GMT+1
El ministro Wert ha anunciado la supresión de la asignatura llamada Educación para la Ciudadanía y su sustitución por otra, que se denominará Educación Cívica y Constitucional, en la que se tratará de proporcionar a los alumnos un conocimiento somero de las normas que rigen nuestra convivencia y de las instituciones políticas, tanto nacionales como europeas, que nos representan, sin "connotaciones morales" y por encima de "cualquier ideología y adoctrinamiento".

De inmediato, se han alzado voces que han reprochado al ministro la caracterización de la asignatura de Educación para la Ciudadanía como "adoctrinadora". Pero basta leer los manuales editados por el Ministerio de Educación, a través del Centro de Investigación y Documentación Educativa, para que entendamos el carácter netamente adoctrinador que posee este asignatura; en ellos, por ejemplo, se especifica que los profesores de Educación para la Ciudadanía deberán "identificar qué valores conviene aprender, y comprender en qué espacios y mediante qué condiciones aprendemos a mejor éticamente".

Para que los profesores entiendan cómo deben enseñar dicha asignatura, tales manuales recomiendan la "metodología socioafectiva", que actúa "no sólo a nivel cognitivo, sino también a nivel emocional y empático". Sinceramente, creo que calificar de adoctrinadora una educación que, actuando a "nivel emocional y empático", nos enseña los valores que conviene aprender (y, por ende, los valores que conviene repudiar) y los espacios y las condiciones en los que tales valores florecen, no es en absoluto exagerado.

Ante todo, habría que empezar diciendo que la misión de la enseñanza no consiste en enseñar "valores", sino la naturaleza cierta de las cosas. Hoy se ha puesto de moda la expresión "educar en valores", incluso entre quienes aborrecen que sus hijos sean adoctrinados; y se habla incansablemente de valores sociales, valores políticos, valores espirituales, etcétera. Pero lo cierto es que los llamados "valores" son percepciones subjetivas sobre la realidad de las cosas, acuñaciones culturales que en tal o cual época se reputan beneficiosas; y que, como todas las acuñaciones culturales, son necesariamente cambiantes, pues lo que una época reputa beneficioso la época siguiente lo reputa dañino, o viceversa.

El relativismo que anega nuestra época y que la hace impotente al esfuerzo vital es, precisamente, la consecuencia lógica de la exaltación de dichos "valores"; pues, faltándonos la capacidad para medir el bien conforme a un criterio objetivo, es inevitable que acabemos cifrándolo en aquello que nos conviene o beneficia. Y una educación que se funda en "valores" acaba prescindiendo de la realidad objetiva de las cosas.

Educación para la Ciudadanía enseña valores --los valores que a la ideología gubernativa le conviene enseñar, para moldear una sociedad que comulgue amablemente con ellos--; y lo hace, inevitablemente, actuando a nivel emocional y empático, pues a fin de cuentas trata de transmitir percepciones subjetivas (por mucho que se disfracen de realidades objetivas). ¿Qué enseñará esta Educación Cívica y Constitucional que el ministro Wert anuncia? ¿Se limitará, como nos avanzan, a explicar las normas que rigen la convivencia humana y el funcionamiento de las instituciones políticas? ¿O deslizará valoraciones interesadas sobre tales normas e instituciones?

Imaginemos una clase de Educación Cívica y Constitucional en la que el profesor expliqué (pongamos por caso) el artículo 15 de nuestra Constitución: "Todos tienen derecho a la vida". Cualquier alumno podrá levantar la mano y preguntar al profesor: "¿Qué significa ese todos?". A lo que el profesor podrá replicar: "Todas las personas, todos los seres humanos". El mismo alumno inquirirá entonces: "Y un feto, ¿es persona? ¿Pertenece al género humano?". ¿Qué responderá el profesor? ¿Podrá prescindir en su respuesta de "connotaciones morales", situándose por encima de "cualquier ideología y adoctrinamiento"? Mucho nos tememos que no.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (7)   No(2)
1/1
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Educación cívica y constitucional

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    5935 | elad - 18/03/2012 @ 12:27:08 (GMT+1)
    Me parece que todo artículo que reflexione sobre la actualidad educativa, desde la perspectiva que sea es interesante y oportuno(no lo sería si hablara de la cria del canario).

    Sospecho que el rechazo a articulos discolos con una determinada linea politica, la alusion constante , obsesiva a la iglesia (Catolica)cada vez que alguien cuestiona el papel moralista del Estado, el confundir laicismo con aconfesionalidad ( nuestra constitucion NO es laicista)solo puede venir de un sector idelologico muy concreto, un sector que hace ya un tiempo se ha radicalizado bastante, tanto que los que antes estaban en el centro ahora son tachados de derecha y los que estaba en la derecha, de extrema derecha.
    5927 | Jorge Carrascosa - 13/03/2012 @ 08:41:54 (GMT+1)
    Qué vergüenza alojar este artículo en una web con contenidos educativos. No pido demasiado, solo un poco de rigor intelectual del que tanto parece alardear el firmante.
    Mención aparte para frases como "El relativismo que anega nuestra época", las cuales remiten sospechosamente a las palabras del cardenal Rouco Varela en su carta “Educar en la justicia y la paz”, donde habla del “clima de relativismo imperante en amplias capas de nuestra sociedad” (sic). Aunque cabe puntualizar en favor del articulista que el texto del prelado es posterior a este, por lo que se supone que fue el “ghost writer” del cardenal (y no el novelista firmante) quien abusó del corta y pega.
    En cualquier caso, ambos escritos parecen perseguir el mismo objetivo de revitalizar la presencia de la Iglesia en el campo educativo, un supuesto que como todo el mundo sabe contraviene los preceptos de laicidad e independencia presentes en todos los textos constitucionales de los países de nuestro entorno, esos que, como España, juegan en la primera división del mundo mundial.
  • Comenta esta noticia



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de Padres y Colegios
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.